Ruth Arcos

Desde que practico yoga he aumentado la flexibilidad, corregido la postura, mejorado el equilibrio y tonificado todos los músculos del cuerpo. Al sincronizar movimiento y respiración, se evitan lesiones y se logra una relajación completa. Nuestro fantástico profesor nos enseña a relajarnos, a ser constantes en la práctica sin preocuparnos por los resultados inmediatos, y en esencia, a sentirnos mejor por medio de la práctica dirigida. ¿Qué más se puede pedir?