Arturo Fernández

Hace algún tiempo comencé mi andadura por el mundo del YOGA. tras unos días  de de desconcierto, por las posturas, etc, fui adentrándome en esa actividad. Cada día que pasaba me sentía mejor tanto física como anímicamente. Se atenuaron mis dolores de huesos, mi interior se fue relajando hasta lograr una tranquilidad y un sosiego desconocidos para mí. Todo ello gracias a la excelente pedagogía de nuestro profesor y amigo Óscar. ÉL, con sus propuestas sobre la respiración, ha permitido que lograra ese equilibrio entre lo físico y lo mental.

Anuncios