El yoga forma parte de mi vida. Desde que comencé a practicarlo hace 3 años, ya no puedo plantear mi vida sin yoga. Flexibilidad, fuerza y equilibrio, tanto a nivel físico como mental, van apareciendo o aumentando a medida que profundizas en la práctica. Entonces empiezas a sentir que las clases de yoga son mucho más, es casi como estar en el paraíso, un lugar de paz para estar conectada con tu cuerpo y tu respiración. Y poco a poco descubres otros tesoros en tu interior: alegría, armonía, serenidad, desarrollo de la intuición, plenitud… Animo a todo el mundo a practicar esta maravilla que es el yoga y a profundizar en su estudio. Óscar es un profesor fantástico, reúne las características que todo buen profe de yoga debe tener: cercano, implicado en la práctica de sus alumnos, con excelente dominio de la anatomía, con curiosidad por seguir avanzando y con humildad para seguir aprendiendo en este vastísimo universo que es el yoga.

Susana De La Fuente

Hace algún tiempo comencé mi andadura por el mundo del YOGA. tras unos días  de de desconcierto, por las posturas, etc, fui adentrándome en esa actividad. Cada día que pasaba me sentía mejor tanto física como anímicamente. Se atenuaron mis dolores de huesos, mi interior se fue relajando hasta lograr una tranquilidad y un sosiego desconocidos para mí. Todo ello gracias a la excelente pedagogía de nuestro profesor y amigo Óscar. ÉL, con sus propuestas sobre la respiración, ha permitido que lograra ese equilibrio entre lo físico y lo mental.

Arturo Fernández